Traduce / Translate

sábado, 29 de septiembre de 2012

Relatos enviados para el Concurso Aniversario 4

Relato de Beronykas.

De entre todos los árboles que había en el pueblo, había elegido años atrás ésa encina para que fuera el sitio donde refugiarme, evadirme y llorar tranquila después de su marcha…
Cada tarde, me iba a eso de las cuatro hacia allí. Con un libro en una mano y una carterita en la otra, para guardar mi zumo y mi sándwich.
Como era de costumbre nada más sentarme me abstraía, quedaba inmersa en mis pensamientos…. Mis recuerdo…. En mi cabeza solo veía unos ojos oscuros como la noche, una piel canela y tan caliente como el fuego, una sonrisa maravillosa con unos dientes de un blanco tan puro que la mismísima Luna, de haber sabido de su existencia, seguro se hubiera puesto celosa…. Y ¡oh, esos labios! Esos que todavía sentía junto a los míos, a pesar de que el tiempo hubiera borrado su intensidad.
Después de 5 años, esas mismas imágenes seguían apareciendo en mi mente a cada rato…
Ensimismada me hallaba cuando, de repente, a lo lejos atisbé la figura de un hombre, que se acercaba por el camino de tierra junto a la ladera del pueblo, la única que comunicaba directamente con el Valle de los Héroes, un santuario para recordar a todos aquellos que alguna vez lucharon por la libertad de nuestro pueblo, y se dirigía hacia aquél árbol, ése que me resguardaba del sol quemante cada tarde.
Apenas faltaban doscientos metros para que aquél muchacho, se acercara a mí pero mi mirada permanecía perdida. No era consciente de su cercanía. Seguía como atontada mirando hacia esa sombra que se acercaba cada vez más pero sin prestarle atención.
  • ¡Dana! ¡Dana!-. Salí del trance del que mis recuerdos me habían llevado. Alguien estaba pronunciando mi nombre. Ese muchacho sabía cómo me llamaba…

  • ¡No puede ser! ¡Es imposible! ¡No me lo puedo creer -. Exclamé alterada mientras me tapaba la boca con la mano. El corazón me dio un vuelco, sentí un nudo en la garganta. Mi boca permanecía abierta y mis cuerdas vocales eran incapaces de pronunciar una sola palabra, ni un gemido. Me costaba respirar.
¡Era Mica! ¡Había vuelto!
Años atrás, la guardia real de Nubia (nuestro reino), se había llevado a toda aquella persona que no hubiera nacido dentro la frontera, para luchar al frente de una guerra que no era suya y Mica, mi amado, era uno de los reclutados. Mica había nacido en Cubrika, un país a miles de kilómetros de distancia de aquí. Sus padres llegaron a Nubia cuando él apenas era un bebe. Huían de un rey malvado y de una ley estúpida que obligaba a cada una de las familias del país a entregar al primer hijo varón que fuera engendrado como ofrenda a Cario, dios de la guerra y así formar parte del ejército de salvajes y sanguinarios soldados, el más temido de los 8 reinos.
Empecé a notar como mi rostro se humedecía. No eran lágrimas. Comenzaba a llover y las gotas buscaban el suelo. De repente, un trueno.
  • ¡NO! ¡NO, NO, NO!-. Exclamé entre sollozos, ahora sí que estaba llorando. Mica se había ido, se había esfumado, no había ni rastro de él.
Todo había sido un sueño y ese maldito trueno me había vuelto a separar de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu mensaje u opinión. Siempre serán bien recibidos todos los comentarios, ya que el blog también se apoya sobre los mismos, eso sí, siempre con respeto =) Si hay alguno en el que se falte al respeto, se insulte, ... se eliminará.

No se admite spam. Si quieres dejarme algún enlace, envíame un correo a la dirección que se encuentra en la barra lateral derecha.

¡¡Muchas gracias!! :P